Llega el fin del 2014 y el comienzo del 2015, planificamos, estructuramos, deseamos o volvemos a desear. Las listas, en estas fechas, están...

Fin de 2014/Comienzos de 2015, tiempos de listas

Llega el fin del 2014 y el comienzo del 2015, planificamos, estructuramos, deseamos o volvemos a desear. Las listas, en estas fechas, están a la orden del día. 

Me encantan estas listas de "los mejores según...", me ofrecen un panorama bastante amplio del mercado editorial durante el año y que es imposible de abarcar. Adoré la lista que publicó el año pasado la revista "La mujer de mi vida", encontré verdaderas joyas como "Una muchacha muy bella", de Julián López, o "El viento que arrasa", de Selva Almada. Este año corrí al kiosco de diarios en busca de la nueva lista, pero no figuraba en el número dedicado al Feminismo. Les traigo, en esta ocasión, algunas listas de los mejores libros según diferentes medios. Espero que las disfruten. 


Lista de libros ofrecida por el sitio web Actualidad Literatura


Demonios familiares de Ana María Matute
Demonios familiares es una historia de amor y culpabilidad, de traiciones y amistad, al más puro estilo de la autora. La historia transcurre en una pequeña ciudad interior española en 1936, con una protagonista femenina que pronto será inolvidable.
Adulterio, de Paulo Coelho
Adulterio  cuenta la historia de Linda, una muer casada con un hombre rico con el que tienen dos hijo. La familia vive en una hermosa casa en Ginebra, Suiza. A ojos de todos, su vida es perfecta. Sin embargo, no es feliz; una gran insatisfacción la corroe y se siente culpable por no ser capaz de disfrutar de lo que tiene. Por eso no habla con nadie de lo que sucede. Ama a su marido pero la relación con él se ha vuelto rutinaria, apática.
Ofrenda a la tormenta, de  Dolores Redondo
Ofrenda a la tormeta es el final de la Trilogía de Baztán. Ha pasado ya un mes desde que la inspectora de la Policía Foral recuperó a su hijo y pudo detener a Berasategui. Pero a pesar de que tanto la Guardia Civil como el juez Markina dan por muerta a Rosario, Amaia siente que no está libre de peligro, un desasosiego que sólo Jonan comprende. La muerte súbita de una niña en Elizondo resulta sospechosa.
El Paciente, de Juan Gómez-Jurado
El paciente cuenta la historia del prestigioso neurocirujano David Evans y de cómo se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata. Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos.
La gran desmemoria, de Pilar Urbano
Tras el éxito rotundo de El precio del trono, Pilar Urbano hace un valiente ejercicio de investigación en La gran desmomoria para acabar con mitos y medias verdades que han desfigurado nuestra reciente historia. Con documentos inéditos y testigos que al fin cuentan lo que nunca habían contado, Urbano averigua cómo actuó el Rey en la Transición.
Los cuerpos extraños, de Lorenzo Silva
Los cuerpos extraños  es una novela que narra cómo, mientras pasa el fin de semana en familia, el brigada Bevilacqua recibe el aviso de que el cadáver de la alcaldesa de una localidad levantina, cuya desaparición había sido previamente denunciada por el marido, ha sido hallado por unos turistas en la playa. Para cuando Bevilacqua y su equipo llegan y se hacen cargo de la investigación, el juez ya ha levantado el cadáver, las primeras disposiciones están tomadas y se está preparando el funeral.
Las tres bodas de Manolita, de Almudena Grandes
Las tres bodas de Manolita es una emotiva historia coral sobre los años de pobreza y desolación en la inmediata posguerra de personajes reales e imaginados. Una novela memorable sobre la red de solidaridad que tejen muchas personas, desde los artistas de un tablao flamenco hasta las mujeres que hacen cola en la cárcel para visitar a los presos, o los antiguos amigos del colegio de su hermano, para proteger a una joven con coraje.
La vida era eso, Premio Nadal de Novela 2014, de Carmen Amoraga
La vida era eso cuenta la historia de la muerte fulminante de del marido de Giuliana, que la deja devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William.
 La pirámide inmortal, de Javier Sierra
El gran misterio de la humanidad, la inmortalidad, es la piedra angular sobre la que giran los argumentos de La pirámide inmortal, una versión revisada, actualizada y ampliada de su novela El secreto egipcio de Napoleón. Después de El maestro del Prado, Javier Sierra vuelve con más emoción, más sentimiento, más enigmas.
La noche soñada, Premio Primavera de Novela 2014, de Màxim Huerta
La noche soñada es una historia sobre la búsqueda de la felicidad. De la mano de Màxim Huerta, el lector descubrirá que el viaje más arriesgado es el que se e


Según el Diario ABC.es, estas son las mejores novelas publicadas en castellano durante el 2014 (fuente: http://www.abc.es/cultura/libros/20141220/abci-mejores-libros-ficcion-201412161219_1.html) 


La constelación del perro, Peter Heller (Blackie Books)
Dos años hemos tenido que esperar para que llegara a España «La constelación del perro» (Blackie Books), uno de los libros más especiales de las últimas hornadas. Obra de Peter Heller (Nueva York, 1959), un autor tan polifacético como aventurero, la novela narra las peripecias de Big Hig en un planeta (el nuestro, se entiende) en el que los humanos (casi) se han extinguido por un extraño y letal virus. Nuestro protagonista intenta sobrevivir, en mitad de la nada, con la ayuda de su avión Cessna y de su vecino, Bangley, un tipo violento pero resolutivo. En esa infinita soledad, Big Hig añora hasta el dolor a su esposa y, para evocar su recuerdo, inventa una constelación para ella. Una distopía con (mucho) poso literario que conmueve y brinda esperanza. De lo mejor del año (si no lo mejor).

El final de la historia, Lydia Davis (Alpha Decay)
Lydia Davis (Northampton, 1947) escribió su (hasta ahora) única novela en 1994. Ella misma, en una entrevista concedida a ABC Cultural, reconocía que su «forma natural es el relato corto» y que, si escribiera otra novela, su «modelo sería W. G. Sebald» (al que, por cierto, estará dedicado el próximo Kosmópolis en Barcelona). Pero la escritora estadounidense no defrauda con su incursión novelesca, planteada como un extenso relato, sin capítulos que distraigan al lector. La protagonista de «El final de la historia» (Alpha Decay) es una narradora y traductora (como Davis) que está intentando escribir una novela sobre una truncada historia de amor que tuvo con un hombre doce años mayor que ella. Un amor corto, pero obsesivo, que terminó en ruptura y marcó a la protagonista. Una novela magistral. Lydia Davis en estado puro.

Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler (Libros del Asteroide)
El estadounidense Nickolas Butler ha protagonizado uno de los debuts más sonados de 2014 con «Canciones de amor a quemarropa» (Libros del Asteroide), una hermosa elegía a la amistad y la búsqueda de las raíces. Henry, Lee, Kip y Ronny crecieron juntos en Little Wing, un pequeño pueblo de Wisconsin. La vida fue desplegándose ante ellos y, con el paso de los años, una boda vuelve a reunirlos en el lugar donde nació su amistad. Es entonces cuando surgen antiguos secretos y rivalidades escondidas que amenazan con resquebrajar los fuertes lazos construidos. Una novela que se lee (casi) de una sentada y, si se puede, con Bon Iver como música de fondo (Justin Vernon fue compañero de instituto del autor, pero el libro «no está basado en él en absoluto»).

El jilguero, Donna Tartt (Lumen)
Como el éxito comercial no tiene porqué estar reñido con la calidad literaria, la escritora Donna Tartt se adentró durante una década enel absorbente y monumental universo de «El jilguero» y salió de ahí no sólo con un Premio Pullitzer y un buen puñado de ejemplares vendidos, sino también con un adictivo novelón de corte dickensianorepleto de personajes memorables y un arranque en el MoMA neoyorquino sencillamente espectacular. Instalada en la cima de las grandes historias de orfandad forzosa e iniciación a trompicones, «El jilguero» son las memorias de infancia y juventud de Theo Decker, un joven que sobrevive a un atentado terrorista con un cuadro de Carel Fabritius en la mochila y anuda su destino, ya sea en los lujosos salones de Park Avenue, en la desierto de Nevada o junto a los canales de Ámsterdam, a esa pintura de atractivo magnético. Una formidable historia de formación que Tartt aliña disfraza de thriller y novela de aventuras y por la que desfilan secundarios de altura como Boris, el amigo buscalíos de Theo.

Yo fui Johny Thunders, Carlos Zanón (RBA)
Ya avisó con «Nunca llames a casa», su anterior novela, y «Yo fui Johnny Thunders», crudo y abrasivo relato de perdedores y perdidos, no hace más que confirmar a Carlos Zanón como una de las grandes voces de la nueva narrativa barcelonesa. Novelista con vocación de poeta y alma de rockero, lo suyo va más allá del thriller de toda la vida, del relato negro con cadáver en el armario, para anudar a Jim Thompson con Juan Marsé y convertir las cornadas de la vida en la auténtica mano criminal. De hecho, y por mucho que venga servida desde una Serie Negra, en «Yo Fui Jonnhy Thuders» el misterio policial es lo de menos. ¿Y lo de más? A saber: la vida de barrio, el sobrepeso del pasado y de las decisiones tomadas, los discos como refugio y tarjeta de embarque para salir volando hacia otra vida, las miserias cotidiandas convertidas en carburante de la rutina y, en fin, los discos como tabla de salvación definitiva. Así, convirtiendo los surcos del vinilo en las cicatrices que deja el paso del tiempo, Zanón relata aquí la historia de Francis, un exrockero en caída libre al que la mala vida, las drogas y un divorcio han devuelto a su barrio de siempre, el Guinardó, para compartir piso con su padre y volver a tropezar (o no) una vez más.

La inmensa minoría, Miguel Ángel Ortiz (Literatura Mondadori)

Si la desternillante «Mars del Carib», del catalán Sergi Pons Codina, estrenó el año retratando la cara más alocada de la vida de barrio, el barcelonés de adopción Miguel Ángel Ortiz lo despide con una visión más compleja y agridulce de lo que implica crecer en un entorno tan definido y, al mismo tiempo, tan invisible como la Zona Franca, barrio periférico de la capital catalana que flota junto al mar como un islote independiente. Es solo su segunda novela, sí, pero, discípulo aventajado de Marsé, Casavella y Rodoreda, Ortiz presenta con «La inmensa minoría» un vívido retrato de la adolescencia en una barriada pobre; un emocionante y apasionado relato de cómo crecer agarrándose fuerza al fútbol, los amigos y las canciones de Extremoduro; un espléndido coro de voces perdidas e inseguras que buscan su sitio con la ligera sospecha de que difícilmente llegarán a encontrarlo. Una novela que no sólo captura con ironía, diálogos adictivos y múltiples conexiones con la actualidad social y política lo que implica entrar y salir de la adolescencia, sino que se suma, orgullosa, a esa estirpe de obras barcelonesas capaces de definir un lugar y un momento.

Te quiero porque me das de comer, David Llorente (Editorial Alrevés)
La recomendamos en la Feria del Libro de Madrid y la recomendamos de nuevo ahora, porque esta es una novela que reinventa el género negro o, al menos, consigue que «suene» diferente, con palabras que se vuelven cuchillas. Afiladas. Cortantes. Un tratado sobre los asesinos en serie, eso es «Te quiero porque me das de comer». De todos en general y de uno en particular: Max Luminaria, el Asesino de la Moneda, cuyo rastro persigue el detective Casimiro Balcells, consciente de que jamás logrará echarle el guante, pues el criminal es más inteligente, mucho más inteligente que él. Ambos cruzan sus pasos en estas páginas donde mil y una historias se suceden a la vez: el amor y la traición y la venganza y el vértigo y el miedo. Créannos: no han leído ninguna novela como esta. Porque no existe ninguna novela como esta.Del 1 al 10, un 11.

El testamento de María, Colm Tóibín (Lumen)
«La memoria forma parte de mi cuerpo, como la sangre y los huesos.» Por eso María quiere contar su historia: porque es incapaz de olvidar. A lo largo de este monólogo en carne viva no nos va a ahorrar ni un detalle: cómo su hijo se fue volviendo un extraño, cómo empezó a atraer a las multitudes, cómo las noticias corrieron de boca en boca –muertos resucitados, agua transformada en vino– mientras los espías estrechaban el cerco. De ahí al prendimiento, un paso. Otro: lacrucifixión. Aunque hayan pasado los años, parece que María todavía estuviera allí, a los pies de la cruz, viendo la agonía de su hijo y a punto de cometer su gran pecado como madre. Porque la María deColm Tóibín es, antes que Virgen, mujer, y necesita desnudar su alma. También confesarnos, en este testimonio doloroso y desgarrador, que es humana. Que flaqueó. Que tuvo miedo. Si quieren meter los dedos en un enchufe, lean esta novela. Tiene sólo ciento veintiséis páginas. Pero son ciento veintiséis páginas inmensas.

El mapa del caos, Félix J. Palma (Plaza & Janés)
Con «El mapa del caos»Félix J. Palma (Sanlúcar de Barrameda, 1968) culmina su trilogía retro-futurista del Londres victoriano. Vindicador del folletín decimonónico como el género por antonomasia de la literatura popular, el éxito de su primera entrega, «El mapa del tiempo» (2008), animó a Palma a prolongar aquel homenaje a «La máquina del tiempo» de Wells con dos títulos más, donde la estética retro se conjuga con la ciencia ficción. Inspirado por el inolvidable H. G. Wells, el escritor montó una empresa de Viajes Temporales, recibió a los alienígenas decimonónicos en «El mapa del cielo» (2012) y ahora, en «El mapa del caos» (2014), introduce al autor de «El hombre invisible» en los círculos espiritistas, acompañado de Arthur Conan Doyle y Lewis Carroll. Si «El mapa del caos» de su historia es el libro que todos quieren leer porque «contiene la salvación del mundo, de este y de todos los que puedan imaginar», ahora es el momento de disfrutar de las tres novelas de Palma, el autor más prometedor del«steampunk» español.

El impostor, Javier Cercas (Literatura Random House)
He aquí un personaje que pone en solfa el tramposo concepto de «memoria histórica»Enric Marco, el hombre que presidió durante tres años la Amical de Mauthausen hasta que fue desenmascarado en 2005 construyó una gran mentira a partir de una pequeña verdad: la levadura que dio volumen a su embeleco fue precisamente lo que Cercas denomina «el chantaje del testigo». Sus mentiras, escribe, «vinieron a satisfacer una masiva demanda vacuamente izquierdista de venenoso forraje sentimental aderezado de buena conciencia histórica». De ser un joven conformista con el franquismo, pasará en la Transición a encabezar la renacida CNT; tras el corto verano de la anarquía, dirigirá su mirada a las víctimas del nazismo y reciclará su biografía tomando prestada la memoria de otros. «El impostor» es una novela de no ficción en la tradición de Capote que nos enseña a no confundir la realidad histórica con la industria de la memoria.

El suplemento Cultural de El País, Babelia, nos ofrece la siguiente lista (Fuente)

Así empieza lo malo. Javier Marías. Alfaguara
“La historia de Muriel y su mujer es solo el ángulo privado para un enfoque colectivo sobre la España que sale de la dictadura con una reconversión acelerada de múltiples biografías ligadas al franquismo y, de golpe y en apariencia, desligadas de él y hasta prestigiosamente antifranquistas. La novela desvela unos cuantos camelos y camelistas con ensañamiento pero sin nombres propios, aunque sí alusiones. Hacia 1980 se saben demasiadas cosas de demasiados médicos, abogados, arquitectos, profesores como para que todos comulguen con la versión naíf y disfrazada de su pasado”. (Fragmento de la reseña publicada en Babelia el 20 de septiembre). JORDI GRACIA
El impostor. Javier Cercas. Literatura Random House
Ni Soldados de Salamina iba sobre Rafael Sánchez Mazas, ni Anatomía de un instante fue sobre Adolfo Suárez, ni El impostor va sobre Enric Marco. He ahí la grandeza de esta novela que nunca quiso serlo: el más humilde de los héroes reales de Javier Cercas, el hombre que se inventó como superviviente de un campo de exterminio, lleva camino de erigirse en una de sus más perdurables re-creaciones; y también, de paso, en el mejor reflejo del autor y de su sociedad. De todos nosotros, en fin, de una era en la que la verdad de las mentiras, y su reverso, dejan de ser el síntoma para convertirse en la enfermedad. RICARD RUIZ GARZÓN
José Ortega y Gasset. Jordi Gracia. Taurus
Empecé a leer la biografía-ensayo sobre Ortega y Gasset, alentada por la poderosa sugestión magnética con la que Jordi Gracia nos atrapa y sitúa ante Ortega y su mundo. Una vez allí, en un escenario tan rico y complejo como apasionante, sabremos del titanismo que supuso la forja de una personalidad impar, con sus vaivenes iniciales, las negaciones obligadas, el desasimiento o la soledad. El enfoque atento de la “refundación” del joven furioso que elige ser “hacedor de ideal”, y las consecuencias de tal mutación a través de la acción política y pedagógica o de las varias “empresas” culturales, inunda estas páginas de meditaciones tan vigentes como necesarias. Y sin apologías sospechosas, ni sin soslayar fracasos o turbiedades, salvan a Ortega con las armas que él nos legó: la razón crítica, el coraje, la pasión... ANA RODRÍGUEZ FISCHER
Un hombre enamorado (Mi lucha II). Karl Ove Knausgård. Traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo. Anagrama
“Hermoso y rotundo como una patada”, define un poeta peruano a su padre y vale también para Un hombre enamorado. La novela trata del amor apasionado y las segundas oportunidades, pero también de la nimiedad y lo pueril. Combina confesiones autobiográficas, digresiones sobre la vida o el arte literario, con descripciones de la vida de un hombre que cambia pañales o discute con un vecino. El amor, aquella fuerza poderosa que impulsa a la vida, también nos introduce en ella dramáticamente, sin cuento de hadas. Knausgård no nos ahorra nada: ni el aburrimiento ni la inteligencia. Puro y profano, pero jamás solemne. En un mundo donde todos hacen trucos para ser asombrosos, la honestidad de Un hombre enamorado es hermosa y rotunda como una patada. IVÁN THAYS
Días de mi vida (Vida I). Juan Ramón Jiménez. Pre-Textos
Caleidoscopio, rompecabezas, sopa de letras: esta reconstrucción, que han hecho las editoras Mercedes Juliá y María Ángeles Sanz Manzano. JRJ (1881) (“¡Capicúa!”, anota el poeta) le dio vueltas toda la vida, como en él era habitual si se trataba de su Obra, a esta suerte de autobiografía-cajón de sastre, donde cupiera toda su vida: vida y obra siempre juntas como un par de cerezas unidas por el rabo. Todo lo dejó anotado para que, ahora, dos atentas editoras se lo reconstruyan, y este —deslumbrante— es el primer volumen. Cabe todo: su infancia y sus ambiciones, su madurez y sus obsesiones, sus (des)afectos (a esos que le llamaban Miss Poesía), y Zenobia y las mujeres enamoradas, de él, o él de ellas. Vida. Obra. El poeta (capicúa). JAVIER GOÑI
Hasta aquí. Wislawa Szymborska. Traducción de Abel Murcia y Gerardo Beltrán. Bartleby
La poeta polaca Wislawa Szymborska (Premio Nobel 1996) decía que al escribir buscaba “ese efecto que en pintura se llama claroscuro. Quisiera que en mis poemas se encontraran e incluso se fundieran cosas magníficas y triviales”. Hasta aquí, su último libro, se publicó después de su muerte, ocurrida en 2012, y reúne 13 poemas (además de una entrevista con sus traductores al español). Son 70 páginas de edición bilingüe, recorridas por una poesía de simplicidad falsa (porque solo se consigue con trabajo de picapedrero), en la que Szymborska desenfunda sus mejores garfios de poeta, con una austeridad asombrosa y una capacidad única de ser desoladora sin ser brutal, de producir desazón y, a la vez, dejar brillando, en el risco del poema, un extraño rayo de luz. LEILA GUERRIERO
La hierba de las noches.Patrick Modiano. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia. Anagrama
Toda la obra de Patrick Modiano gira en torno a la imposibilidad del lenguaje de recordar con precisión. Hay que recorrer los lugares, los nombres, las inscripciones en la memoria que al ser evocadas nos dan la justa medida de nuestra existencia, incompleta, parcial. Entre el sueño y la vigilia, entre obsesión y olvido, Jean intenta saber quién fue Dannie, darle una coherencia, reescribir ese fragmento de vida, solo que al hacerlo se da cuenta de que entrar en ese laberinto es también perderse y, de alguna manera, caminar sobre muertos. Si la obra de Modiano tiene esa seducción hipnótica que la identifica es porque sus novelas son como las lámparas encendidas en la noche, iluminan. Están ahí como un mapa humano que nos lleva a recorrer marcas y a reconstruir desde las ruinas. PATRICIA DE SOUZA
El balcón en invierno. Luis Landero. Tusquets
Estaba el esbozo de una novela y su posterior abandono. Y un paseo. El escritor recorriendo el barrio. De vuelta a casa, el balcón, ese lugar que está “a la intemperie y al resguardo”, como el propio Landero en el hecho mismo de contarse. Ahora es el verano de 1964. Anochece. En el balcón, Luis, su madre y un futuro incierto. Escucho al niño, al poeta adolescente, al oficinista malhumorado. Oigo a la madre: el sonido de la tricotosa. También el rasgueo de guitarra: es Landero. Y está el carácter hosco del padre y el significado del viaje aun yendo al frente de guerra. Y está el entender. Chasquido de guijarros mientras camino senderos de infancia. Paladeo palabras que se señalan en El balcón en invierno: iridiscente, plenitud, errabundo. Leo: “En cada pequeño acontecer, lo trivial y lo misterioso van a partes iguales”. Y digo: esta autobiografía de instantes posee la inconmensurable belleza de lo que parece sencillo. Una maravilla. MARÍA JOSÉ OBIOL
Diccionario de la lengua española. Real Academia Española. Espasa
Con 300 años cumplidos, la 23ª edición del Diccionario y un nuevo director (el trigésimo), la RAE ya no parece vivir amparada en el palacio que la acoge. Desde allí se extienden buenas noticias para discutir que podrían haber sido mejores. Una nueva edición del Diccionario es un prodigio. Un libro que dice: “Este es el idioma que hablas, y estos, los significados de las palabras que empleas”. Ningún otro libro es más intrigante. Parece coacción, pero se trata de hospitalidad. Registra las palabras de uso y otras, innumerables, que no conocíamos, con el propósito de no agravar las dudas. Tal vez tenga pretensión de totalidad, pero es una exigencia honorable. Al usuario suspicaz le queda el alivio de saber que en la suma de las palabras no cabe toda la realidad. FRANCISCO SOLANO
10 Como la sombra que se va.Antonio Muñoz Molina. Seix Barral
Superponer historias de distintos planos en la misma cartografía hasta lograr una panorámica en 3D. Con la mejor literatura posible, la que hace ya tiempo caracteriza al autor; por ejemplo, la de La noche de los tiempos o la de Sefarad. Perseguir, acorralar, saborear al asesino de Martin Luther King reivindicando, como una música de fondo que siempre acompaña al texto y nunca molesta, el mítico movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos. Bucear en los detalles de una vida (¿la del líder negro, la suya propia?), de una ciudad, de unos años cercanos, pero diferentes. “He llegado a saber tanto de él, que me parece recordar cosas de su vida, lugares que él vio y yo nunca he visto”, dice obsesionada la primera persona que relata el medio millar largo de páginas. ¡Qué ratos de lectura tan buenos, acompañado de Gerry Mulligan, Chet Baker, Clifford Brown y tantos otros! JOAQUÍN ESTEFANÍA
En la encuesta de los libros del año han participado 41 críticos y periodistas de EL PAÍS. Cada uno de ellos otorgó 10 puntos al primero de su lista, 9 al segundo y así sucesivamente. Consulte aquí la votación completa.

El Sitio Infobae nos trae una lista de corte más nacional, donde varios escritores argentinos reconocidos nos dan su lista personal. 


Mempo Giardinelli, que este año reeditó su famosa "El cielo con las manos" (Edhasa), novela que se publicó por primera vez en 1981, recomendó seis obras publicadas en 2014: "Palito de Naranjo", de Angélica Gorodischer (Emecé); "Una felicidad repulsiva", de Guillermo Martínez (Planeta); "El Petirilío", de Laura Devetach (Comunicarte, Córdoba); "La estrategia del pequinés", de Alexis Ravelo (Alrevés, España); "Diario de Navegación. Pedro Lopes y la expedición de Martim Afonso de Sousa", con textos del historiador Ricardo Maranhão e ilustraciones de Vallandro Keating (Terceiro Nome, Brasil) y "El malentendido", de Irene Némirovsky (Salamandra-Edhasa).

Por su parte, Felix Bruzzone que este año publicó "Las chanchas" en Random House, eligió: "Una introducción", de Ezequiel Alemian (Mansalva); "Los restos", Betina Kleizman (Alquimia); "Space invaders", Nona Fernández (Eterna Cadencia); "El país de la guerra", Martín Kohan (Eterna Cadencia); "Orden y progresismo", Martín Rodríguez (Emecé); "La frontera imposible", Sonia Budassi (Marea); "El pájaro bigote", Nicolás Schuff y Claudia Degliuomini (Pípala); "La construcción", Carlos Godoy (Momofuku); "El sexo de las piedras", Fernando Araldo Oesterheld (Mansalva) y "Cielo ácido", Carlos Ríos (Clase turista).

Cuando Infobae consultó a Martín Kohan, el autor de "El país de la guerra" (Eterna Cadencia) respondió: "elijo uno que vale por diez: La familia, de Gustavo Ferreyra (Alfaguara)" y agregó: "La considero una de las mejores novelas de toda la literatura argentina. Acaba de salir y no me explico que no se haya parado el mundo".

Josefina Licitra, que esta año se consolidó como una de las mejores autoras de crónica con "El agua mala" (Aguilar), eligió seis títulos: "Vita Nova", Louise Gluck (Pretextos); "Meditaciones en una emergencia", Frank O' Hara (editado en Argentina en 2014 por Huesos de Jibia); "Hojaldre", Patricia Suárez (Pulqui); "Fuera de la Jaula", Fernanda García Lao (Emecé); "La frontera imposible: Israel-Palestina", Sonia Budassi (Marea) y "Sin armas ni rencores", Rodolfo Palacios (Planeta).

La autora de "La abuela civil española" (Seix Barral), Andrea Stefanoni, dice que "todos y cada uno de estos libros tienen las siguientes cualidades: son inolvidables, no se pueden dejar, no se pueden no releer, no se pueden no prestar ni dejar de reclamar. No se saltean ningún café sin ser nombrados. Y quieren entretener sin dejar de hacerte más liviano o más pesado tu camino", y elige: "Intemperie", Jesús Carrasco (Seix Barral); "Tres noches", Austin Wright (Salamandra); "Los cansados", Michele Serra (Alfaguara); "Kassel no invita a la lógica", Enrique Vila-Matas (Seix Barral); "La pregunta de mi madre", Luis Mey (Alfaguara); "El jilguero", Donna Tartt (Lumen); "Nos vemos allá arriba", Pierre Lamaitre (Salamandra); "Lenin y vos", de Bruno Bauer (La parte maldita); "Cazador de Ratas", Marina Tsvietáieva (Paradiso); "La colmena de cristal", Philip Maitland Hubbard (La bestia Equilátera).

"Mis lecturas de este año abarcan, lamentablemente, apenas una pequeña parte de los muchísimos libros que aparecieron", dice María Rosa Lojo Infobae y selecciona estos títulos con una frase para cada uno: "Tratado del movimiento", de Mariana Docampo (Bajo la luna). Una propuesta que hibrida la narrativa, la poesía y el ensayo con particular originalidad: "Palito de naranjo", de Angélica Gorodischer (Emecé). Nueva novela de esta gran escritora, que continúa una línea abierta por la anterior, "Las señoras de la calle Brenner", en la indagación de la autonomía femenina y de diversas formas de la maternidad que no pasan por el vínculo biológico; "En el jardín de los vientos. Obra poética (1974-2014)", de Luis Alberto Ambroggio (Pulso Herido, Academia Norteamericana de la Lengua Española). El autor, poeta y académico, es argentino pero reside en los Estados Unidos donde ha publicado una obra destacada, que se presentó este año en la Biblioteca Nacional; "Le bleu des abeilles", de Laura Alcoba Gallimard, en Argentina se publicó como "El azul de las abejas" a través de Edhasa. Una intensa historia, escrita en un lenguaje diáfano y sutil, sobre el exilio y el aprendizaje de la lengua extranjera. "Secretos familiares, ¿secretos personales?" de Diana París (Del Nuevo Extremo). "Ser feliz era esto", de Eduardo Sacheri (Alfaguara) . Hermosa novela sobre la paternidad que supera, desde el lado masculino, los mandatos tradicionales de género. "La primera piedra", de Adrián Argento (Plaza & Janés). "Antonio Requeni. Poesía reunida", editada por la Academia Argentina de Letras. Antología de un poeta fundamental. "El alma de los parias", de Jorge Nedich (De la Flor).

Por último, María Rosa Lojo, que durante 2014 publicó "Todos éramos hijos" (Sudamericana) destacó el libro de Silvia Plager, "Mi cocina judía" (Sudamericana).

Por su parte, Alejandro Soifer, que en el año que termina publicó en Suma de Letras su primera novela "Rituales de sangre", destacó "Brainquake", de Samuel Fuller (Hard Case Crime); "Las extranjeras", de Sergio Olguín (Suma de Letras); "Cría terminal", de Germán Maggiori (Tusquets); "Contra el rumbo" de Marcos Pereyra (Galerna); "La rubia de ojos negros", de Benjamin Black (Alfaguara); "Mr. Mercedes", de Stephen King (Sudamericana); "Error de cálculo", de Gastón Intelisano (Vestales); "Red Rising", de Pierce Brown (Del Rey); "El rey de los espinos", de Marcelo Figueras (Suma de Letras) y Arab Jazz de Karim Miské (Adriana Hidalgo).

Margarita García Robayo, autora de "Lo que no aprendí" (Planeta), que este año alternó sus lecturas con la maternidad de su primer hijo, eligió uno más que Kohan: "Una semana en la nieve", de Emmanuele Carrere (Anagrama) y "Mis documentos", de Alejandro Zambra (Anagrama).

Perla Suez, quien publicó nuevas obras tanto para el público infantil como el adulto este 2014, eligió "Herzog por Herzog" (Cuenco de Plata); "El azul de las abejas", Laura Alcoba (Edhasa); "Cada vez más cerca", Elvio Gandolfo (Caballo negro); "Mil surcos", Martín Cristal (Caballo negro); "Cosas sueltas", Nicolás Lepka (Llanto de Mudo); "¿Por qué prohibieron el circo?", Mempo Giadinelli (Edhasa); "Opacos fulgores", Antonio Oviedo (Ferreyra editor); Experimentos con seres humanos, Carlos Schilling (Nudista); "Historia de Roque Rey," Ricardo Romero (Eterna cadencia); "El contexto de un jardín", Alexander Kluge (Caja negra).

Enzo Maqueira, que este año publicó "Electrónica" (Interzona) eligió: "Misión Kenobi", Juan Guinot (Editorial Exposición de la Actual Literatura Rioplatense); "Escribir. Ensayos sobre literatura", Robert L. Stevenson (Páginas de espuma); "Lima", Juan Carrá (Vestales); "Las hamacas de Firmat", Ivana Romero (Editorial Municipal de Rosario); "El prejuicio del sexo", Sebastián Hernaiz (VOX); "Informe sobre ectoplasma animal", Roque Larraquy (Eterna Cadencia); "Fogwill. Una memoria coral", Patricio Zunini (Mansalva); "En construcción", Pablo Strucchi (Milena Caserola); "Mal bicho", Gilda Manso (Milena Caserola); "Dos", Giselle Aronson (Milena Caserola).